Incendios en EE.UU: imágenes de la desolación

Phoenix arrasado por las llamas
Más de 1000 incendios
Casas destruidas por las llamas
Cambio climático e incendios
Paisaje tras las llamas
Apocalipsis en EE.UU.
Una víctima de los incendios de Oregón
Aquí hubo un hogar
La contribución humana a los incendios
Ruinas
Llamas en el monte
Horizonte de llamas
Niebla de fuego
Llamas incontrolables
Hogares provisionales
El mundo tras llamas
Y el fuego sigue
Phoenix arrasado por las llamas

Desde el aire este el desolador paisaje que han dejado las llamas en un barrio de Phoenix, capital del estado de Arizona, uno de los territorios que han sufrido los devastadores incendios que han asolado Estados Unidos en los últimos días de este verano de 2020.

Más de 1000 incendios

Más de 1000 incendios, según detalló Gavin Neswom (gobernador de California), se han desatado en la Costa Oeste de Estados Unidos provocando numerosísimos daños materiales y, al menos, 35 muertes. Una tragedia histórica que supera anteriores datos.

Casas destruidas por las llamas

La continua expansión inmobiliaria en estados como California, Oregón o Washington provoca que existan muchas viviendas en lugares arbolados donde el fuego puede surgir y arrasar. Y el que haya viviendas allí aumenta la devastación porque es combustible para el fuego se expanda.

Cambio climático e incendios

Altísimas temperaturas han contribuido a prender los fuegos de este septiembre. La candidata a vicepresidenta de Estados Unidos, Kamala Harris, ha dicho: "Si quieren saber lo que es el cambio climático y sus consecuencias, miren esto".

Paisaje tras las llamas

Los incendios descontrolados han desbordado la capacidad de bomberos y fuerzas forestales para frenar las llamas.

Apocalipsis en EE.UU.

El fuego es un elemento natural que surge periódicamente y que, incluso, tiene su utilidad dentro de todo ecosistema. El problema es que el ser humano irrumpe en la naturaleza, deforesta, construye en lugares poco adecuados y, además, no toma medidas para prevenir los incendios.

Una víctima de los incendios de Oregón

Detrás de las imágenes de devastación hay seres humanos que han tenido que abandonar sus hogares y que se han quedado sin nada.

Aquí hubo un hogar

Donde hubo un hogar ahora sólo quedan cenizas. Se habla de hasta dos millones de hectáreas calcinadas (según publicó CNN).

La contribución humana a los incendios

Cuando el fuego llega a zonas habitadas encuentra a su paso elementos que ayudan a avivarlo: los vehículos que quedan abandonados en una fuga desesperada forman parte de ello.

Ruinas

El presidente estadounidense Donald Trump asegura que los incendios no tienen nada que ver con el cambio climático e, incluso, opina que "el clima se va a enfriar".

Llamas en el monte

También alerta Trump sobre la "mala gestión de los bosques" y ahí algunos ecologistas pueden estar de acuerdo. Pero que no se cuiden los montes y se vigilen correctamente nada tiene que ver con la inexistencia de un calentamiento global que la inmensa mayoría de los científicos da como hecho probado.

Horizonte de llamas

El espectáculo aterrador de las llamas durante semanas y semanas ha sido continuo.

Niebla de fuego

Una neblina amarillenta causada por los incendios se ha extendido por Estados Unidos y aún más allá: se han detectado en Europa masas de aire procedentes de estos fuegos.

Llamas incontrolables

Los incendios son una plaga en la Costa Oeste de Estados Unidos desde tiempos inmemoriales pero ahora su grado de devastación se ha agudizado.

Hogares provisionales

Los que huyen de las llamas han de acomodarse en campamentos que se parecen a los de los refugiados que huyen de una guerra.

El mundo tras llamas

La tristeza de lo que queda tras las llamas se muestra en cada imagen.

Y el fuego sigue

Poco a poco se llega al control de algunos incendios pero la amenaza continúa, está ahí y, según quienes defienden un modelo ecológico sostenible, urge tomar medidas para que el problema no sea aún mayor.