El día que Gwyneth Paltrow y Apple casi mueren