Carrie Symonds, más que una Primera Dama del Reino Unido