La infancia de Drew Barrymore: fiestas, excesos y Hollywood