Una mala tarde la tiene cualquiera: Cuando Blockbuster rechazó comprar Netflix por 50 millones