Corey Haim, el niño al que Hollywood robó la infancia