Ómicron: lo malo y lo bueno de la nueva variante