Así continúa la erupción de La Palma

La Palma sigue creciendo
Isla baja
Cuidado con el azufre
Olor nauseabundo
Complicado estar en la calle
Posibles nuevos confinamientos
Plátano de Canarias
La isla crece
Un aliado inesperado
Huyendo en masa
Confinamiento preventivo
Una humo ingobernable
El volcán no descansa
Y la erupción llegó al mar
Atención al humo
Una pirámide submarina de 50 metros
Una isla en alerta
10 días de viaje hacia el océano
Prohibido navegar
Muchos daños materiales
La furia del volcán
Toda una isla en estado de alerta
Una erupción que todavía durará
La Palma sigue creciendo

Un día más, y van 13, el volcán de Cumbre Vieja en la isla de La Palma continúa echando lava sin cesar. Tras tocar el océano, hace tres días, esa lava ha comenzado a acumularse en un lecho oceánico que está ampliando la longitud de la isla.

 

Isla baja

A consecuencia de su llegada al mar, la lava ya ha creado lo que se ha denominado una isla baja que ya alcanza los 500 metros de anchura, una medida que seguirá ampliándose mientras el volcán siga echando lava y, de momento, no hay vistas de que eso vaya a dejar de ocurrir.

Cuidado con el azufre

No obstante, la mayor preocupación de las autoridades ahora mismo es el empeoramiento de la calidad del aire, por culpa de un cambio en la dirección del viento.

Olor nauseabundo

El dióxido de azufre ya supera los límites de calidad establecidos por la normativa y el olor a podrido ya afecta a Tazacorte, donde desemboca el río de lava, pero este viernes podría llegar a El Paso y Los Llanos de Aridane.

Complicado estar en la calle

Los vecinos afectados por el fuerte olor a azufre, además de lo incómodo que resulta, también están sufriendo fuertes dolores de cabeza. Los expertos recomiendan salir a la calle lo mínimo e imprescindible.

Posibles nuevos confinamientos

Este olor, parecido al huevo podrido, es peligroso pero no tanto como el monóxido o el dióxido de carbono, que no huelen pero tienen peores consecuencias para el organismo. De hecho, hay varias zonas confinadas para evitar la exposición a estos gases y podrían ampliarse en los próximos días.

 

 

Plátano de Canarias

Mientras, en la península, el consumo de plátano de Canarias se ha disparado y muchos influencers y rostros conocidos han señalado el consumo de esta fruta, como una de las mejores formas de ayudar, de forma muy sencilla, a los agricultores de la zona.

La isla crece

La isla de la Palma ha crecido. Es una de las consecuencias de la llegada de la lava del volcán Cumbre Vieja al mar, donde ha creado un delta que ya cuenta con 500 metros de ancho y que va a seguir aumentando en los próximos días.

Un aliado inesperado

La buena noticia es que el viento ha ayudado a que la columna de vapor de agua y gases potencialmente tóxicos, generados con el contacto del agua del Atlántico con la lava, se mantengan alejados de la costa y la gente que sigue en la isla.

Huyendo en masa

Gente que cada vez es menos. Y es que, ante la amenaza de los gases tóxicos, cientos de vecinos han optado por abandonar la isla e irse, donde buenamente sea, hasta que todo vuelva a la nueva normalidad de la isla. Una nueva normalidad que, de momento, ha cambiado el color del agua por el efecto del volcán, combinando el habitual turquesa de las aguas, con el marrón de la zona de contacto.

Confinamiento preventivo

A modo preventivo, además, el Gobierno canario mantiene confinadas las zonas de San Borondón, La Condesa, Marina Alta y Marina Baja.

 

Una humo ingobernable

No es para menos, pues los gases y las cenizas emitidos por el volcán han llegado a alcanzar los 3,5 kilómetros de altura, mientras que el dióxido de azufre diario que emite el Cumbre Vieja supera ya las 10.700 toneladas.

El volcán no descansa

Pero claro, quien pensara que la llegada de la lava al mar iba a suponer el final de este calvario, estaba en un error. El proceso eruptivo sigue activo y no hay visos de finalizar a corto plazo. De hecho, la lava seguirá ensanchando la isla, a través de su contacto con el agua.

 

Y la erupción llegó al mar

Ésta es la imagen de la lava del volcán en erupción de la isla de La Palma llegando al mar. En este rincón atlántico de España continúa la conmoción y la incertidumbre: ¿Cómo ha reaccionado el océano ante la irrupción de esta lengua de fuego?

Atención al humo

Preocupa, sobre todo, que puedan producirse nubes de humo tóxico que se desplacen a zonas habitadas de la isla. La vigilancia es extrema.

Una pirámide submarina de 50 metros

Los científicos calculan que, con la lava caída del Cumbre Vieja, se ha formado una especie de pirámide bajo el agua que puede haber alcanzado ya los 50 metros.

Una isla en alerta

La alerta es máxima en La Palma. Continúa la erupción y todo sigue siendo bastante impredecible.

10 días de viaje hacia el océano

Han sido diez días durante los cuales la lava ha ido arrasando una gran parte de la isla de La Palma hasta llegar a la costa.

Prohibido navegar

Las autoridades han perimetrado una amplia zona por la cual no se puede navegar. El efecto de la lava en el agua del mar todavía no está claro y puede suponer un peligro para los barcos.

Muchos daños materiales

El problema son los centenares de personas que se han visto afectadas por la erupción y que no saben como reharán su vida después de que la lava haya sepultado sus hogares, plantaciones y negocios.

La furia del volcán

Un desastre que, a la vez, ofrece imágenes hipnóticas de un volcán absolutamente enfurecido.

Toda una isla en estado de alerta

Y toda una isla mirando hacia el Cumbre Vieja y aguardando sus reacciones. Por si hubiera que acometer nuevos desalojos.

Una erupción que todavía durará

Quedan, según los expertos, muchos días de erupción. En los registros de las erupciones habidas en La Palma, hay una que se mantuvo activa durante 80 días. Esa es la referencia que tienen los vulcanólogos.

ADEMÁS: ¿Puede un tsunami en una isla española provocar un tsunami devastador?

Más para ti