Alimentos que refuerzan tu sistema inmunitario

Aguacate
Ajo
Almendras
Arándanos
Boniatos
Brócoli
Champiñones
Chocolate negro
Cítricos
Crustáceos
Cúrcuma
Espárragos
Espinacas
Germen de trigo
Granada
Huevos
Jengibre
Kéfir y yogur
Kiwi
Ostras
Papaya
Pimiento rojo
Pipas de girasol
Pollo y pavo
Salmón
Sandía
Té verde
Ternera blanca
Zanahoria
Aguacate

Esta fruta contiene vitamina E, un antioxidante fundamental que además también refuerza las defensas.

Ajo

Tiene variados antioxidantes que funcionan como anti-bacterianos, anti-virales y anti-fúngicos. El ajo previene resfriados y es eficaz contra la fiebre, además de disminuir la presión sanguínea.

Almendras

Los frutos secos en general, y las almendras en particular, contienen vitamina E y, además, las grasas necesarias para que esta se absorba de manera óptima para mantener el sistema inmunológico saludable.

Arándanos

Sus propiedades antioxidantes provienen de la atoticianina, que también es lo que le da su color oscuro. Los arándanos son destacables protectores del tracto respiratorio.

Boniatos

Los boniatos aportan vitamina A, que previene los daños que pueden causar los rayos ultravioleta. A parte de ser buenos para la piel, tienen pocas calorías y bastante fibra.

Brócoli

Tiene distintos minerales y vitaminas, las más destacables la A, la C y la E, y también antioxidantes y fibra. Para que aporte lo máximo de todos ellos, el brócoli se debe cocer lo mínimo posible.

Champiñones

Contiene elementos básicos para aumentar las defensas, y moléculas con azúcar que favorecen su función inmune.

Chocolate negro

Tiene teobromina, que protege a los glóbulos blancos de las moléculas que se producen al descomponer los alimentos o al entrar en contacto con contaminantes. Aunque también tiene muchas calorías y grasas saturadas, por lo que hay que cuidar la cantidad que se come.

Cítricos

Los limones, naranjas o mandarinas y pomelos, ricos en vitamina C, estimulan la producción de glóbulos blancos, y es recomendable comerlos todos los días. Ayudan a prevenir resfriados.

Crustáceos

Tienen una gran cantidad de zinc, necesario para que las células que regulan el sistema inmunológico cumplan con su función adecuadamente.

Cúrcuma

Es una especia de color amarillo que se usa en muchas variedades de curry. Además, es un anti-inflamatorio y puede ayudar con los daños musculares, especialmente los provocados por exceso de ejercicio.

Espárragos

Ricos en vitamina A, sus principales beneficios son mejorar las defensas y favorecer el rejuvenecimiento de la piel.

Espinacas

Tiene antioxidantes, beta carotenos y vitamina C, que ayudan a combatir infecciones y reparan el ADN. Lo idóneo es hervirlas muy poco, para aprovechar al máximo los beneficios de estos componentes.

Germen de trigo

Con zinc, vitamina E y especialmente vitamina B6, el germen de trigo ayuda a que la respuesta del sistema inmunitario sea óptima.

Granada

El extracto de la granada detiene el aumento de bacterias como la E-coli, la salmonela o la listeria. También previene el crecimiento de la placa dental y enfermedades de las encías, tiene propiedades antivirales y aumenta la flora intestinal.

Huevos

Aportan una gran cantidad de zinc, que ayuda a combatir a los agentes externos y ayuda al desarrollo de un organismo sano.

Jengibre

Es capaz de aliviar inflamaciones de garganta y ayuda con las nauseas, además de reducir los dolores crónicos. Se está estudiando la posibilidad de que también sirva para combatir el colesterol.

Kéfir y yogur

El kéfir (fermentado de la leche) desarrolla bacterias que ayudan a combatir otras bacterias, reducir inflamaciones y aumentar la actividad antioxidante. Otros yogures contienen vitamina D y aportan proteínas, calcio y zinc.

Kiwi

Con folato, potasio, vitamina K y vitamina C ayuda a los glóbulos blancos a combatir infecciones. Además, contiene numerosos nutrientes más, importantes para el correcto funcionamiento del organismo.

Ostras

Aportan selenio, hierro, vitamina C, vitamina A, proteínas de alta calidad y zinc, que son necesarios para un sistema de defensas eficiente.

Papaya

Muy rica en vitamina C, además contiene enzimas que sirven como anti-inflamatorio (las papaínas), potasio, vitamina B y folato. La papaya es muy buena para la salud en general.

Pimiento rojo

Una de las hortalizas que más vitamina C tiene. Además, aporta beta carotenos, que aumentan la salud de la piel y la salud ocular.

Pipas de girasol

Contiene fósforo, magnesio, vitamina B6 y vitamina E. Es un gran antioxidante y además mantiene el sistema inmunológico óptimo.

Pollo y pavo

Las aves de corral aportan vitamina B-6, que está presente en muchas reacciones químicas del organismo y es vital para producir glóbulos rojos sanos. La sopa de pollo ayuda con el resfriado y la inmunidad de los intestinos.

Salmón

Los pescados grasos como el salmón, el atún o la caballa son ricos en ácidos Omega 3, que combaten la artritis reumatoide.

Sandía

Ayuda a potenciar la inmunidad del sistema al aportar potasio, vitamina A, vitamina C, vitamina B y glutatione.

Té verde

Es muy destacable su función antioxidante, y gracias al EGCG y los flavonoides mejora la función inmunológica. Con el aminoácido L-teanina, ayuda a la producción de glóbulos blancos. Lo ideal es tomar el té verde sin fermentar.

Ternera blanca

Aporta mucho zinc y hierro, al ser absorbidos por el cuerpo mejor que aquellos que se encuentran en alimentos de origen vegetal.

Zanahoria

Rica en beta-caroteno, este pigmento natural ayuda a la producción de células blancas, encargadas de combatir infecciones y enfermedades.

Más para ti